buscar
Hong Kong: 17:39 | London: 09:39 | Madrid: 10:39 | São Paulo: 07:39 | New York: 04:39 | Miércoles 11 de Febrero de 2015

La Caixa mueve ficha en España

Vuelve a ser noticia la fusión entre dos entidades financieras; primero fue la fusión entre Popular y Pastor, luego la compra de la CAM por parte del Banco Sabadell, posteriormente vino la adjudicación de Unnim al BBVA, y ahora la sorpresa la ha dado CaixaBank con Banca Cívica, cada una con un objetivo estratégico diferente pero todas con un rasgo en común, ampliar cuota de mercado. Parece ser que con la crisis financiera y económica, los bancos fuertes quieren aprovecharse de la difícil situación de las cajas para ampliar sus activos y reforzar su posición en el mercado.


Esta unión creará la mayor entidad financiera española, con unos activos de 345.000 millones de euros, superando el tamaño del BBVA, el actual líder, con 339.000 millones de euros. De esta forma, CaixaBank operará como un “holding” del que colgarán Cajasol, Caja Navarra, Caja Burgos y Caja Canarias ampliando así a una red de 6.590 oficinas, 32.700 empleados y alrededor de 14 millones de clientes y mejorando su presencia en Navarra, Andalucía y Canarias.


Caixabank ha ofrecido un 27% menos del precio de oferta de Banca Cívica, pagando 1,97 euros por acción frente a los 2,70 euros que pagaron los inversores de Banca Civíca. Existen dos razones principales por las que Caixabank está negociando el precio tan bajo. La primera es que CaixaBank va a desarrollar toda la fusión sin ningún tipo de ayuda pública ni acudir al Fondo de Garantía de Depósitos, que actualmente está en mínimos. El segundo factor ha sido el afloramiento de múltiples sociedades inmobiliarias tras la profunda auditoria que realizó laCaixa sobre Banca Cívica.


Desde luego que este movimiento por parte de la Caixa es brillante y lo más importante, la Caixa ha hecho un favor al gobierno encargándose de uno de los bancos que estaban en la cuerda floja. Así, es muy probable que en el corto plazo CaixaBank utilice la fusión como escusa para poder reformular su política de recursos humanos recortando su superpoblada red de oficinas en la zona del levante.
Por otro lado, esta fusión cumple con uno de los principales objetivos de la Caixa, la obra social. De esta manera la Caixa sigue vinculada con la labor social vinculada a las cajas de ahorros y podrá extender su obra social por los territorios de las cajas accionistas de Banca Cívica. Aunque también tiene un beneficio para los accionistas de Banca Cívica ya que evita que el estado tenga que intervenir a la entidad gracias al aval y el apoyo de una entidad con buena solvencia.


A pesar de que es una operación redonda para las dos entidades, consiguiendo sinergias e incrementando el negocio, seguimos sumergidos en una crisis que no permite cotizar al alza los valores financieros y, a corto plazo, la banca sigue siendo la más perjudicada a la espera de que mejore la situación. Por ello, consideramos que, a pesar de ser una buena decisión estratégica, no es un buen valor para tener en cartera a corto plazo.

Compartir:
Vistas:   ◊  Comentarios: 0   ◊  Más posts de Millán Vázquez, Analista, Activotrade
Nombre: *
Email: *

Comentario: * No se permite HTML